Alimentos que puedes comer antes de hacer ejercicio

La mayoría de nosotras huimos de la comida antes de salir a hacer ejercicio pero, según demuestran varios estudios, cometemos un gran error. Aunque no lo creas, comer antes de una intensa jornada de gimnasio, puede ayudarte a conseguir mejores resultados. Eso sí, ¡no vale picar cualquier cosa! Aquí tienes una lista de los diez productos que debes ingerir antes antes de tu entrenamiento.

1. Refrescantes zumos de verduras

Si lo que quieres es llenarte de energía, los nutricionistas recomiendan que tomes verduras. Un refrescante zumo de vegetales verdes antes del entrenamiento puede ser un saludable impulso de energía. Puedes mezclar verdura con algo de fruta como, por ejemplo, medio plátano. Este tipo de zumos pasará directamente a tu torrente sanguíneo… Mucho más rápido que si te lo tomas de forma sólida y puedes elegir la combinación que más te guste.

2. Los carbohidratos adecuados

Sé que te parece difícil de creer pero los carbohidratos no son tu enemigo. Está claro que no estamos hablando de alimentos fritos o grasas saturadas pero recuerda que los alimentos con “grasas buenas” nos darán la energía necesaria para superar cualquier entrenamiento. La glucosa es la mayor fuente de energía, así que antes de comenzar un entrenamiento duro, te sentirás mejor si comes una pieza de fruta (un plátano o una manzana) o 300 ml. de batido de frutas.

3. Las semillas de chía

Las semillas de chía están de moda por una razón: tienen un montón de beneficios para nuestra salud. Según indican algunos expertos, son ricas en ácidos grasos omega 3, fibra, proteínas, calcio y, además son hidrófilas – absorben agua con facilidad y, por ello, mantienen tu nivel de hidratación durante el entrenamiento-. Tranquila, no tienes que comerte un puñado de estas semillas para notar sus beneficios, basta con que añadas un poquito a uno de tus zumos favoritos.

4. La col, el complemento perfecto

La col es otro de los alimentos que tiene muy buena reputación en el mundo del fitness y no tan buena en los alrededores de tu cocina. Este alimento es una fuente de nutrientes y, además, es bajo en calorías pero contiene clorofila, calcio,vitamina A y K (necesaria para conseguir una buena circulación, mejorar nuestras defensas y tener huesos fuertes). Sí, lo sabemos, se trata de un alimento complicado pero prueba a mezclarla en un zumo de verduras o cocínala al horno como aperitivo.

5. Alimentos contra los calambres musculares

¿Tienes calambres cuando corres durante mucho tiempo seguido? No eres la única y lo puedes solucionar si comes algo antes de salir a entrenar. La comida que es rica en electrolitos – calcio, potasio y magnesio – puede ayudarte a prevenir los calambres musculares. Algunos ejemplos de alimentos que contengan estos nutrientes son el pan de granos enteros, los plátanos, las patatas dulces, el yogurt, las semillas, las avellanas, las nueces, el germen de trigo y las judías blancas. ¿Sabes que puedes combinar muchos de estos productos en un delicioso yogurt griego con germen de trigo y algunos trocitos de plátano y frutos secos?

6. El riquísimo aguacate

Si eres una amante de los aguacates, ya no necesitas más excusas para añadir más a tu dieta. Está cargado de grasas buenas, vitamina B y magnesio. No solo está delicioso cuando preparamos guacamole, sino que también es fantástico para añadir a tus ensaladas. Pruébalo sobre galletas de trigo integral… ¡Irresistible!

7. Snacks naturales y ricos en nutrientes

Como ya sabes, la comida industrial no es la mejor forma de llevar una dieta sana. Nada como los productos naturales, ricos en nutrientes, para tener una vida completamente saludable. Los alimentos naturales te ofrecen gran cantidad de beneficios, sin carga calórica ni productos químicos ni aditivos. Una de las indicaciones principales de los estudios es comer comida REAL, sobre todo vegetales verdes que son ricos en clorofila, vitamina A, C, hierro y calcio. Pero no hay que olvidar las hortalizas de todos los colores. Ellas proporcionarán a tu cuerpo una carga esencial de vitaminas, minerales, antioxidantes y energía pura.

8. Las propiedades del té verde

Si tienes un metabolismo algo rezagado, prueba a beber té verde en lugar del café de cada mañana. Te sorprenderás de los efectos maravillosos que el té verde tiene en tu organismo. Puedes encontrarte con numerosos estudios que garantizan que cuatro o cinco tazas – sí, lo has leído bien – de té verde al día no solo ayudan a tu sistema inmunológico y también aceleran tu metabolismo sin los nervios que nos provoca el café.

9. Un mini aperitivo

Te lo ponemos más fácil todavía: si la cocina no es lo tuyo y necesitas otras ideas para incluir todos los nutrientes en las comidas que tomas antes de tu entrenamiento, aquí tienes algunas sugerencias:

  • Un huevo cocido y hummus
  • Una rebanadas de pan de semillas con una cucharadita de margarina orgánica.
  • Un plátano envuelto en pipas de girasol
  • 150 mililitros de yogur griego con dos cucharaditas de semillas de chía y medía tacita de fresas.

10. Sin tiempo para la cocina…

Si sales del trabajo y apenas tienes tiempo para pasar por casa antes de dirigirte al gimnasio, puedes optar por las barritas bajas en calorías que contienen granos de cereal, fruta o semillas sin aditivos artificiales. Además tienes gran variedad de sabores a elegir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *